Consejo de Cuenca
de la Península
de Yucatán

12
NOV
2018
Regresar...

Pez Diablo en Río Bravo, Belice: una amenaza para la cuenca del Río Hondo

El pez diablo o plecos es un grupo de especies del género Pterygoplichthys, familia Loricariidae, de origen sudamericano. Son los “limpia-peceras” tan típicos de los acuarios, y es probablemente una liberación por algún acuarista el origen de su invasión al medio.

Actualmente constituyen un problema ambiental casi catastrófico en las cuencas del Usumacinta y el Balsas, entre otros ambientes de agua dulce en México. No son depredadores, pero elaboran nidos en el sustrato y en las riberas de los cuerpos de agua en tal densidad, que aceleran la erosión de las orillas y destruyen la vegetación de fondo, además de desplazar físicamente a otras especies, como mojarras y bagres nativos, pues son sumamente territoriales.

Su fecundidad es extrema, y son capaces de respirar aire atmosférico y sobrevivir un tiempo fuera del agua. Por otro lado, su cuerpo está cubierto de placas óseas con filos agudos: rompen las redes tradicionales de los pescadores y cortan las manos de quien los maneja sin cuidado. Alcanzan tallas superiores a los 30 cm. Toleran extremos de temperatura, salinidad, calidad de agua y corriente.

Aparte de desplazar a peces nativos, se les atribuyen muertes masivas de aves acuáticas que tratan de alimentarse de ellos. También acosan al manatí en Florida y sin duda también en el bajo Usumacinta, Campeche y Tabasco.

Esta amenaza, cuyo impacto potencial ambiental y económico se considera alto, se cierne ahora sobre la cuenca del río Hondo. Hace dos semanas se capturaron peces diablo en Río Bravo, Belice.

El pez diablo todavía no llega al cauce principal del río Hondo. Es imperativo tratar de evitarlo. Exhorto fuertemente al Consejo de Cuenca del Río Hondo a explorar las medidas conducentes para detenerlo y de ser posible erradicarlo, las cuales podrían incluir la instalación de barreras (redes) aguas abajo o la organización de un torneo de pesca dirigida, entre otras, pero sin duda deberán estar precedidas de un diagnóstico rápido (exploración ictiológica, reconocimiento del río Bravo).

Octubre 16, 2012
Juan.Schmitter-Soto@fulbrightmail.org
El Colegio de la Frontera Sur, Chetumal